Por: Saioa Marina Cuenca Ruiz (médico), Jacinto Gomez Viniegra (celador), Miriam Bravo Izco (enfermera) y 600 profesionales sanitarios más.

Fuente original: noticiasdenavarra.com

A iniciativa del Grupo Inequidades en Salud de la Sociedad Navarra de Medicina de Familia y Comunitaria (NAMFYC) y con el apoyo de la Plataforma Navarra de Salud, la ADSPN/NOPAE (Asociación Defensa Salud Pública de Navarra/Nafarroako Publikoaren Aldeko Elkartea) y de otros agentes sanitarios, lanzamos –ante la emergencia humanitaria en Cisjordania y Gaza– este comunicado de denuncia que aspira a ser apoyado y firmado por toda la comunidad aanitaria de Navarra.

Como profesionales de la salud respaldamos el enfoque, avalado por la OMS, de la paz como determinante estructural de la salud. Entendemos la salud como salud pública, que debe ser defendida a escala mundial.

Como parte del colectivo médico de Navarra, como médicos de familia, de atención primaria y comunitaria, junto a otras personas trabajadoras de la comunidad sanitaria de Navarra, nos vemos obligados a hacer un llamamiento inminente a toda la comunidad sanitaria de Navarra para denunciar de manera urgente la crisis humanitaria y emergencia sanitaria que se está produciendo en la franja de Gaza y Cisjordania.

Creemos que no podemos ser cómplices con nuestro silencio e inacción ante una emergencia sanitaria que avanza día a día, minuto a minuto. Son ya miles de personas palestinas asesinadas. Cualquier dato que ofrezcamos al momento se queda corto, pero no podemos dejar de destacar la cantidad de niños y niñas muertos, el 40 % del total. Más del 70% son mujeres, niños y ancianos. Más de 26.000 muertos a fecha de 19 de diciembre, y generando 1.900.000 desplazados.

No es éste el lugar de analizar en profundidad las causas de este conflicto, que se alarga en el tiempo, pero sí nos corresponde denunciar las inaceptables violaciones de derecho internacional humanitario. Como profesionales sanitarios solicitamos vuestra adhesión al presente comunicado, que posteriormente haremos llegar a los grupos políticos y otros agentes.

Denunciamos:

– El asesinato de población civil.

– La destrucción de infraestructuras sociosanitarias como hospitales, ambulancias sanitarias, centros de salud, viviendas y escuelas.

– La ausencia de suministro, de ayuda humanitaria y de recursos médicos por el bloqueo israelí que conlleva a la práctica de cesáreas, amputaciones y otras intervenciones quirúrgicas sin anestesia.

– Los recortes de agua, luz y gas, sumándonos a la denuncia a fecha de 25/10/2023 de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, que manifiesta que “privar a una población de 2,26 millones de personas de agua, electricidad y limitar al máximo el acceso de suministros son actuaciones que conducirán de manera inevitable a una catástrofe epidémica”. La OMS y la UNRWA han denunciado esta situación catastrófica en la que no hay agua potable ni comida, tampoco ropa de abrigo para protegerse del frío. Las enfermedades infectocontagiosas se están propagando velozmente debido al hacinamiento y la falta de agua.

– La situación de apartheid que viven en los Territorios Palestinos Ocupados, situación declarada por Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos, Amnistía internacional, Human Rights Watch y otros organismos.

Por todo ello, exigimos:

– Un alto al fuego.

– Proteger a la población civil.

– Permitir la entrega de ayuda humanitaria de forma rápida, segura y a gran escala.

– Detener la agresión a centros y personal sanitario.

– Apoyo a la denuncia de la OMS que reiteró que “la evacuación de los hospitales de la franja de Gaza solicitada por el ejército israelí es imposible sin poner en peligro la vida de los pacientes”.

– Solidaridad y apoyo a los colegas sanitarios que trabajan para salvar vidas en Gaza arriesgando la suya propia. Hasta el 19 de diciembre se han registrado más de 473 ataques contra la asistencia sanitaria.

– Reconocimiento y memoria hacia los 135 trabajadores humanitarios de la ONU asesinados.

-Reconocimiento y memoria hacia, al menos, 222 profesionales sanitarios palestinos asesinados por los ataques contra centros de salud en Gaza, a fecha de este comunicado, según el ministerio de Sanidad de la Franja Gaza.

-Apoyo a las autoridades sanitarias de Gaza que declaran el “colapso total” del sistema sanitario: de los 36 hospitales que había funcionando, el ejército israelí ha inutilizado 25 y ha destruido todos los hospitales maternoinfatiles. Los hospitales que quedan no tienen apenas combustible para los generadores que producen electricidad para quirófanos y otros equipamientos.

-Reclamar la garantía de ayuda humanitaria y el cumplimiento de los derechos humanos.

– Cumplir todas las resoluciones de Naciones Unidas, particularmente la resolución 242 del 22 noviembre de 1967, que solicita a Israel la retirada de las fuerzas armadas de territorios ocupados para, de esta forma, permitir un escenario para una paz duradera basada en la justicia.

Secundamos la resolución aprobada por unanimidad a fecha 2 de noviembre de 2023 en el Pleno del Parlamento de Navarra por la que la Cámara Foral “exige el cumplimiento de la legalidad internacional a las partes del conflicto, particularmente las resoluciones de la ONU”. Por todo ello, apelamos a las personas profesionales sanitarias de Navarra, sindicatos, organizaciones no gubernamentales… a la adhesión a este comunicado, a la reflexión, movilización y denuncia activa de esta crisis humanitaria y emergencia sanitaria con el fin de exigir un alto al fuego inmediato. Y también invitamos a la comunidad sanitaria a sumarse a las diferentes llamadas pueblo a pueblo, barrio a barrio de las plataformas de sociedad civil en apoyo a Palestina y por el alto el fuego. En pocos días habrá comunicación pública de diferentes iniciativas solidarias desde el ámbito sanitario. l

Manifiesto difundido por Nasaf (Navarra Sanitaria por el Alto el Fuego)