“Las razones por las que estamos a favor de la Atención Primaria y de la Salud Comunitaria, y en contra de las privatizaciones “.

El neoliberalismo en Europa lleva décadas reduciendo y poniendo en cuestión el estado de bienestar de la ciudadanía, siendo sus pilares básicos la desregulación y la privatización. Se trata de un sistema que busca transformarlo todo en mercancía con la que puedan obtener ganancias los agentes del poder económico privado; para sus propósitos es esencial hacer negocio con los Servicios Públicos que estaban funcionando con plena satisfacción de la sociedad y, por tanto, perjudican sobre todo a los sectores mayoritarios de la misma con menores recursos y más vulnerables, que eran para los que estos servicios públicos eran imprescindibles para obtener Salud, Educación y Protección Social.

Pero los estrategas neoliberales conocían a la perfección las posibilidades comerciales de estas necesidades y se inventaron el eufemismo de la “colaboración público-privada”, que no es otra cosa que la parasitación selectiva de aquellas cuestiones que puedan suponerles beneficios económicos importantes.

Pero los estrategas neoliberales conocían a la perfección las posibilidades comerciales de estas necesidades y se inventaron el eufemismo de la “colaboración público-privada”, que no es otra cosa que la parasitación selectiva de aquellas cuestiones que puedan suponerles beneficios económicos importantes.

En la última década, la política de recortes y consiguiente deterioro en la atención a la ciudadanía, iniciada en Andalucía por el PSOE, ha propiciado el mejor de los escenarios para un Partido Popular que, sin disimulo, sigue estas directrices neoliberales que ya han aplicado en las Comunidades Autónomas en las que han podido llevarlas a cabo; ahora le toca a Andalucía.

Las decisiones políticas que así lo confirman se nos acumulan:  continuar y no revertir los ingentes recortes realizados en la Sanidad Pública Andaluza en la última década (10.000 millones de euros), acabar con la exclusividad laboral de l@ médic@s entre la sanidad pública y la medicina privada, posibilitar que tantos l@s facultativ@s como las direcciones de centros sanitarios públicos puedan compatibilizar sus cargos entre ambas, incrementar los presupuestos sanitarios solo para aumentar la concertación con la privada y no invirtiendo en más recursos humanos ni en modernización y adecuación a las necesidades en salud de los centros públicos, poner al frente de la gestión de los centros públicos direcciones de la medicina privada, conceder a los hospitales privados el rango de la referencia para Atención Primaria, acabar con la subasta de medicamentos, etc.

La última vuelta de tuerca ya está decidida. Los directivos (porque neoliberalismo y patriarcado siempre van de la mano) de los grandes centros hospitalarios públicos serán altos ejecutivos con un perfil claro de economistas con trayectoria en empresas privadas (Elena González, Redacción Médica, 30 Abril 2021). El objetivo es que estos directivos estén próximos a los intereses privados en la toma de decisiones. El comercio y la rentabilidad económica por encima de las necesidades de la población general.

En este contexto, la Atención Primaria tiene un nulo interés para los neoliberales. La razón es contundente, no hay posibilidades de negocio. En su discurso real (no verbal) piensan que dicha atención es sólo acudir a las consultas médicas. Por ello están dejando que los Centros de Salud se deterioren y proponen en su sustitución que se contraten seguros privados para conseguir estas consultas de forma rápida. Obviamente esto solo lo conseguirán aquellos sectores sociales más favorecidos que se lo puedan permitir económicamente. La mayor parte de la población, con menos recursos, se está quedando con una sanidad pública, deteriorada. Esto aumentará, aún más, las desigualdades sociales.

La Coordinadora Andaluza de Mareas Blancas (CAMB) defiende otro modelo en el que la Atención Primaria es el eje del Sistema Sanitario, su puerta de entrada, atiende al 80% de las enfermedades que padecemos y nos acompaña desde el nacimiento hasta el final. Nos conocen, nos entienden y comparten con nosotras nuestras vidas, por eso tienen nuestro máximo reconocimiento y confianza.

La Atención Primaria no sólo se dedica a atender las enfermedades. Su función es promocionar la Salud de la comunidad a través de un trabajo en equipo multiprofesional (enfermería, trabajo social, medicina, educadores sociales…), para que las enfermedades evitables no aparezcan. Por ello, en su labor están los programas de Salud en los barrios, el trabajo con las familias y en los domicilios, los diagnósticos de Salud, las acciones sobre los determinantes sociales de la Salud, la coordinación con las unidades de salud mental comunitaria, el protagonismo en los Planes Locales de Salud con los Ayuntamientos, su participación en los Consejos de Salud, etc. Todas estas funciones se han ido menoscabando o anulando directamente tras los recortes desde el año 2008 y ahora sigue y sigue el deterioro hasta su desmantelamiento. NO LO PERMITIREMOS.

Toda esta labor salubrista no es nada atractiva comercialmente. Se trata de promover hábitos y condiciones de vida saludables. Además, una buena salud comunitaria evitaría la innecesaria medicalización de la vida y la excesiva toma de pastillas, algo que iría en contra de la potente industria farmacéutica, cuyas ganancias son claramente defendidas por el actual gobierno andaluz.

Por todo ello, exigimos a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía la aplicación urgente de un Plan de Recuperación de la Atención Primaria que haga posible para este nivel asistencial obtener la importancia esencial que tiene. Necesitamos una Atención Primaria bien dotada de personal (25% del presupuesto); contrato inmediato de 1200 profesionales de la medicina, 1500 profesionales de enfermería y 500 profesionales de apoyo a la asistencia sanitaria y sustitución inmediata de jubilaciones, bajas y vacaciones, para garantizar la consulta clínica presencial antes de las 72 horas tras la demanda de los ciudadanos; instaurar tiempos adecuados para la atención (12 minutos mínimo); y puesta en marcha de los programas de salud comunitaria.

Aprovechamos esta ocasión para transmitir una realidad que no espera, sino que ya está entre nosotras. Las repercusiones sobre la esfera mental de las consecuencias de la pandemia por Covid 19. Si partimos de la base de que la asistencia prepandemia de la Salud Mental era altamente deficiente, nos preocupa y mucho la realidad actual. Es imprescindible adecuar los recursos y completar la Reforma de la Salud Mental que en Andalucía nunca se culminó.

Comprobamos con desazón que estos y otros problemas vitales para la población no están en el centro de los debates políticos en el Parlamento Andaluz. Por ello, solo desde la movilización sanitaria y social podremos impedir el desmantelamiento actual y promover la recuperación de un modelo sanitario público que favorezca la igualdad, la equidad y la  justicia y tenga como objetivo y centro la salud de las personas y el buen trato y reconocimiento de los profesionales sanitarios. El modelo que hemos disfrutado hasta los recortes.

Desde la Plataforma social de la CAMB animamos a manifestar pública y colectivamente el 12 de junio que no vamos a permanecer en silencio mientras organizan nuestro futuro, porque no nos gusta el escenario que nos quieren ofrecer. Nuestro modelo sanitario público es universal, gratuito en el acceso, equitativo y de la máxima calidad. Es posible si somos muchas las personas comprometidas en este empeño. Lo lograremos sin duda.

9 de Mayo de 2021

 

                                          COORDINADORA ANDALUZA DE MAREAS BLANCAS (CAMB)