Se han hecho públicos los Presupuestos Generales del Estado para 2022, entre los que están los dedicados a Sanidad, ante ellos desde la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública tenemos que hacer las siguientes consideraciones:

1. Aunque se publicita que los PGE para Sanidad suponen un aumento del 11% en realidad este incremento solo es cierto si se incluyen los destinados a las Mutualidades de funcionarios, que experimentan un crecimiento del 4,9%, mientras que los destinados al Ministerio de Sanidad en realidad decrecen un 17,3%.

2. En cuanto a los presupuestos del Ministerio de Sanidad llaman la atención varias cuestiones:

    • La mayor partida se dedica vacunas para la covid19, 1.172 millones €, seguida por Salud Pública, 682 millones (cuyo refuerzo era una necesidad imperiosa tras la pandemia) y compra de equipos de alta tecnología 396 millones que suman a los 792 ya gastados con el mismo fin en 2021, y luego cooperación internacional 282 millones €
    • El montante dedicado a Atención Primaria es de 176 millones € (6,22%) una cantidad claramente insuficiente y que prolonga la marginación de la AP dentro del sistema sanitario, mucho menor de los 1.089 millones presupuestados en 2021, aunque es cierto que no se conoce su destino en estas fechas.
    • Para Salud Mental se destinan 30 millones y para Salud Bucodental 44, de nuevo cantidades insuficientes para resolver los problemas pendientes en estas áreas.

En resumen, unos presupuestos decepcionantes que, aunque aumentan las inversiones en Sanidad no responden a las necesidades de aspectos centrales del SNS como la AP y la Salud Mental a pesar de todas las promesas realizadas y las declaraciones de los responsables sanitarios. Por lo que se ve se olvida en la práctica la tan cacareada necesidad de reforzar nuestra Sanidad Pública

 

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

14 de octubre de 2021