Nota de prensa

En apoyo a la lucha del personal del Hospital Insular de Gran Canaria

La situación de la Sanidad y de la Salud en Canarias es consecuencia lógica de la nefasta gestión que desde hace más de 20 años hemos sufrido en el tratamiento de lo que en dichas cuestiones esenciales demanda nuestra comunidad. La situación actual, no es solo consecuencia de la pandemia de la Covid-19, ésta solo ha servido para agravarla y poner al descubierto todas sus miserias.

Parece que ha transcurrido un siglo desde que en Canarias se proclamó un Gobierno que se “vistió” de progresista, aquella esperanza que tuvo la ciudadanía y el personal sanitario en particular, pronto dio un giro de 180º al nombrar al actual director del SCS y de la noche a la mañana las luces se apagaron, las ilusiones se perdieron y LO PROGRESISTA SE TRANSFORMÓ EN REGRESISTA, aquellos que durante años habían deteriorado nuestro Sistema Sanitario volvían al “poder” con sus políticas de no hacer nada, solo lo que favorezca sus intereses y privatizar lo que se pueda.

Pero, volviendo al Hospital Insular de Gran Canaria, como dicen sus trabajadores “esto no viene de la pandemia sino de antiguo”, como en la mayoría de los Hospitales Canarios quizás más agravado en ese Hospital así como en el Hospital Universitario de Canarias en Tenerife, “los hijos de acogida”, resultado de su procedencia de los dos Cabildos insulares que durante muchos años sufrieron el mal trato económico por parte del Gobierno de Canarias, pagando las consecuencias de su infrafinanciación en su funcionamiento, a pesar del gran esfuerzo de los dos Cabildos aportando considerables fondos para dar una asistencia modélica a su ciudadanía.

En el Hospital Insular de Gran Canaria, son históricas tanto sus carencias como las reivindicaciones de sus profesionales y en un Hospital donde la dedocracia está muy por encima de la meritocracia, por parte de sus gestores con la connivencia de los directores del SCS, los resultados no pueden ser otros, las deficiencias señaladas acompañadas además de fracasos judiciales, sus profesionales ya han presentado incluso más de cuatro demandas pendientes de resolución, ante las frivolidades en cuanto a nombramientos, decisiones organizativas, etc.

¿A quién perjudica todo lo señalado?: a la ciudadanía en general y a sus profesionales en particular. Poco duró el eco de aquellos aplausos, canciones…. y promesas gubernamentales para fortalecer la Sanidad. ¿Qué nos ha quedado?: solo promesas incumplidas, presupuestos insuficientes y además amenazas…. Lo que prevalece es deteriorar la Sanidad Pública y favorecer la eufemísticamente llamada “colaboración público-privada”.

Por todo ello, desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias manifestamos nuestro total apoyo al personal del Hospital Insular de Gran Canaria, esperando que su rebelión y lucha cale en todo el personal sanitario de Canarias, desde la Atención Primaria hasta la Sociosanitaria, porque no nos la debemos a nosotros, que también, se la debemos sobre todo a la ciudadanía de Canarias.

En Canarias a 7 de marzo de 2022

 Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias