El balance de lo ocurrido en 2023 en la Sanidad Pública no es positivo. Los principales problemas pendientes, y en cuya resolución no se ha avanzado, son los siguientes:

 

  • Se mantiene una financiación insuficiente y no finalista que esta en el origen de la mayoría de los otros problemas pendientes. De resultas de ello hay una crónica insuficiencia financiera con una gran variabilidad entre CCAA.
  • La Atención Primaria sigue en un estado lamentable, con un deterioro muy importante y con graves problemas de accesibilidad (una demora media de 9,48 días y un 27,2% que recibe cita en 11 o más días según datos del barómetro Sanitario de octubre de 2023).
  • Listas de espera muy elevadas en atención especializada que coexisten con una continuada disminución de las camas hospitalarias y con unos centros que no han recuperado la actividad asistencial previa a la pandemia
  • Una privatización en aumento en todas las CCAA.
  • El gasto farmacéutico continúa disparado y creciendo por encima de lo que lo hacen los presupuestos sanitarios
  • Ausencia de universalidad del sistema sanitario
  • La Salud Pública sigue infradotada e infradesarrollada
  • La Salud Mental, la Salud Sexual y Reproductiva y la Salud Laboral siguen siendo las grandes cenicientas del sistema sanitario público
  • Inexistencia de mecanismos de participación social y profesional
  • Legislaciones en principio positivas como las referentes a la IVE y la eutanasia tienen importantes problemas para su cumplimiento en algunas CCAA

 

Por otro lado, el resultado de las elecciones autonómicas en mayo pasado no permite tener buenas expectativas, porque el tándem PP y Vox no solo no mejorara las cosas sino que previsiblemente profundizara el deterioro y desmantelamiento de la Sanidad Pública.

 

No todo ha sido negativo en este año. Hay dos motivos para tener mejores expectativas en 2024, por un lado el nuevo equipo del Ministerio de Sanidad que es probable que realice avances significativas en algunos de los temas señalados, aunque habrá que esperar a ver si se reflejan en los presupuestos las promesas realizadas; por el otro están las movilizaciones sociales y profesionales que han continuado durante 2023 (en Galicia, Andalucía, País Vasco, etc) y que son el contrapeso y el freno a las políticas privatizadoras.

 

Desde la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública seguiremos trabajando para que el derecho a la protección de la salud se convierta en una realidad palpable lo que precisa una Sanidad Pública de calidad y suficientemente financiada.

 

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

26 de diciembre de 2023

Ver en PDF